Rechaza realizar reclamaciones individuales por lo civil mientras la Audiencia Nacional investiga.

El Pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo ha rechazado este miércoles dos recursos presentados por Bankia contra decisiones de diferentes juzgados que se inclinaron para decretar la nulidad de las órdenes de suscripción de acciones de la entidad con ocasión de la salida a bolsa que tuvo lugar en 2011, al considerar que la información que constaba en el folleto informativo no reflejaba la situación económica del banco.

Confirma, por tanto, la anulación de la suscripción de acciones en ambos casos, en los que se tendrá que volver a los clientes las cantidades depositadas. El alto tribunal abre además la vía para que las reclamaciones sobre la compra de acciones que se presenten en adelante, y que suman cantidades millonarias, tengan un resultado positivo.

Por otra parte, alto tribunal ha desestimado todos los motivos de los recursos, entre ellos que la causa penal pendiente ante la Audiencia Nacional –por la salida a bolsa de la entidad y en el que está imputado el ex vicepresidente del gobierno Rodrigo Rato -, pueda paralizar las reclamaciones individuales en vía civil.

Hay demandas por suscripción de acciones contra la entidad por valor de 819,2 millones de euros con datos a 20 del pasado mes de diciembre, si bien Bankia cuenta con una provisión de fondos para hacer frente a este asunto de 1.840 millones de euros, según datos hechos públicos por la entidad.

Inexactitudes en el folleto

La resolución confirma que hubo un error en el consentimiento por parte de los adquirentes debido a las graves inexactitudes del folleto de la oferta pública. Esta declaración puede ser clave para la resolución del ‘caso Bankia’ que se instruye en la Audiencia Nacional precisamente por irregularidades en la salida a bolsa en 2011.

Se confirman así sendas decisiones judiciales procedentes de Asturias y Valencia. Además, se deberán determinar si procede o no aplicar la conocida como ‘prejudicialidad penal’, es decir, si los magistrados que ahora instruyen demandas civiles de afectados por la caída del valor de sus títulos deben o no esperar a que la Audiencia Nacional, que investiga irregularidades en la fusión y salida a bolsa de la entidad, dicte sentencia sobre el caso.

Hasta el momento, la práctica totalidad de las reclamaciones que se han venido presentando por la vía civil han tenido éxito, excepto en dos únicos casos, ambos resueltos por juzgados de primera instancia de Madrid, los números 87 y 88, informaron fuentes jurídicas. En ambos casos los jueces fallaron a favor de la entidad bancaria.

El Supremo admitió a trámite los recursos de Bankia los pasados ​​meses de septiembre y octubre. La queja del banco se interpuso, en concreto, contra una sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias que confirmaba la decisión en primera instancia del Juzgado 10 de Oviedo y otra resolución, en este caso de la Audiencia Provincial de Valencia, avalando decidido por el Juzgado 22 de la capital de la comunidad autónoma.

Los demandantes fueron dos matrimonios que invirtieron 9.997 euros y 20.868 euros en acciones, respectivamente. Las audiencias provinciales consideraron probado que la información reflejada en la oferta pública “resultó incorrecta y inveraz en aspectos relevantes” y dio apariencia de una solvencia que no se correspondía con la realidad.

En opinión de los dos tribunales, este hecho es, además, independiente de calificación penal que se le dé a estos hechos o de la autoría que atribuya a los que resulten responsables.